julio 14, 2024 8:14 am
Home > EDITORIAL > AVANCE 21

AVANCE 21

Por: Belduque

Rezar sí es delito si se hace para hostigar a otros 

La libertad religiosa es un derecho humano muy importante, como todos los demás, pero a veces puede corromperse hacia formas de comportamiento que infringen los derechos, libertades y dignidad de los demás.

Si bien rezar en sí mismo no constituye un delito, su ejercicio puede convertirse en una herramienta de coacción, acoso y obstrucción si se lleva a cabo con la intención de limitar las libertades individuales y los derechos civiles. Algo que ya ha ocurrido en varias partes del mundo donde, minorías católicas agresivas, han utilizado este método para hostigar a otros para que no tengan acceso a lugares, o a información, que va contra sus creencias religiosas.  

El libre tránsito de las personas es un derecho fundamental en cualquier sociedad democrática. Sin embargo, cuando el acto de rezar se utiliza como una estrategia para obstaculizar intencionalmente el movimiento de personas hacia ciertos lugares, ya sea por motivos religiosos o de cualquier otro tipo, esto se convierte en una violación flagrante de esos derechos. Bloquear el acceso a un lugar público o privado basándose en creencias religiosas es una acción que atenta contra los principios de igualdad y libertad que sustentan la sociedad moderna.

El acoso y la coacción hacia personas que no siguen las mismas creencias religiosas o que simplemente desean acceder a lugares que no concuerdan con ciertas supersticiones religiosas también son conductas inaceptables en una sociedad que valora la diversidad y el respeto mutuo. Nadie debería ser objeto de hostigamiento e intimidación debido a sus creencias personales o a la falta de ellas.

En este sentido, es crucial que las autoridades gubernamentales tomen medidas firmes para proteger los derechos de todos los ciudadanos y prevenir el abuso de la práctica religiosa como medio de imposición o control. Aquellos que utilicen el acto de rezar como una herramienta para coaccionar, acosar o limitar los derechos de los demás deben ser penalizados por sus acciones ante la ley.

Esto no implica una restricción a la libertad de culto, sino más bien un llamado a la responsabilidad y al respeto por los derechos de los demás. La libertad religiosa debe ejercerse dentro de los límites del respeto mutuo y la convivencia pacífica, sin infringir los derechos y libertades fundamentales de quienes no comparten las mismas creencias.

Seamos honestos y francos. Cuando se utiliza el rezar como medio para afectar las libertades y derechos de los demás, ya sea obstruyendo el libre tránsito, coaccionando y acosando a personas por motivos religiosos, se convierte en una conducta criminal que debe ser tratada como tal por las autoridades competentes. Deje de ser un simple rezo para convertirse en actos de odio, y lo justo y lo correcto en esos casos es que deben de ser castigados como delitos de odio. 

El respeto por la diversidad de creencias y el principio de igualdad ante la ley son fundamentales para garantizar una convivencia armoniosa y justa en cualquier sociedad moderna, y así debe de ser para todos, creyentes y no creyentes.

Que todos tengan una muy bella y desmitificante noche. 

http://twitter.com/belduque

https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/
You may also like
AVANCE 21
AVANCE 21
AVANCE 21
AVANCE 21