julio 22, 2024 11:47 pm
Home > EDITORIAL > VISIÓN INTERNACIONAL

VISIÓN INTERNACIONAL

Por: René Martínez

En una población de los Estados Unidos pasó de nuevo…

En lo que va de este año se han registrado más de cuarenta casos similares, en diferentes ciudades de la Unión Americana, una persona realiza disparos contra la multitud con saldo de muertos y heridos.

En esta ocasión según se ha informado se realizaba un festejo en la ciudad con desfile para festejar a los campeones del reciente Super Bowl y entre la multitud que salió a las calles a celebrar  con los deportistas alguien accionó un arma causando muerte y heridos entre los asistentes.

Ya ha pasado antes y seguirá pasando.

Las causas, pueden ser muchas pero invariablemente los autores de estos atentados con armas son personas con serios problemas para adaptarse a la sociedad.

En el último de los casos se trata de un joven que ni siquiera es mayor de edad quien llevó el arma de su padre y realizó los disparos contra la multitud antes de que las autoridades pudieran desarmarlo y detenerlo.

Se desató la polémica entre la sociedad norteamericana sobre la posibilidad de modificar la legislación en cuanto a la venta de armas y su posición y porte en un intento de evitar que esto ocurra de nuevo.

La verdad es que se ha hablado y escrito mucho sobre el tema desde hace muchos años y hasta el momento no se ha hecho ningún cambio significativo a la ley de compra y posesión de armas en la Unión Americana.

En Texas por ejemplo se permite el porte de armas a los ciudadanos siempre que se haga a la vista de todos, como si fueran modernos protagonistas de una película de vaqueros.

La venta de munición también es indiscriminada.

Y es entonces, a raíz de estas facilidades que surgen los tiroteos y las víctimas con mucha frecuencia en varios estados del vecino país del norte.

Y las leyes no han cambiado.

Por que?… por los grandes intereses de las compañías fabricantes de armas que venden su mercancía a varios países del mundo y a los propios ciudadanos norteamericanos con muchas ganancias y pagan religiosamente sus impuestos al gobierno.

Se trata del negocio de las armas.

Que paga puntualmente altos impuestos precisamente por las altas ganancias que genera para quienes lo manejan y le deja su tajada en impuestos al gobierno.

Ganar dólares, tanto como para las empresas que producen las armas como para el gobierno.

Eso es lo importante, no las vidas que se pierden cuando algún desquiciado las utiliza para disparar a una multitud o disparar contra un alto funcionario de gobierno.

Parece que ya olvidaron la muerte del entonces presidente John F. Kennedy o el atentado que sufrió posteriormente el entonces presidente Ronald Reagan quien también fue atacado a balazos durante un acto público a poca distancia del auto presidencial y la oportuna reacción de su guardia personal evitó que la cosa llegara a mayores.

El hermano de John F Kennedy, de nombre Robert también fue abatido a balazos cuando realizaba una campaña política y el líder Martín Luther King.

Uno debe preguntarse entonces…. Si hasta ahora ya les asesinaron a un presidente, y atentaron contra otro y  a varios líderes y se hizo noticia de esto y se difundió ampliamente cada uno de los casos en los que se trataba de gente importante, y no han cambiado las leyes…

Hay muy poca probabilidad que en el futuro las cambien e irremediablemente en cualquier momento ocurra de nuevo.

A pesar que de tiempo en tiempo haya más víctimas de los tiradores en las calles que matan y hieren a gente inocente a la cual ni siquiera conocen y lo hacen por las facilidades para adquirir las armas y el solo gusto de utiizarlas.

Uno se pregunta entonces porque existe tanta gente que anhela ir a vivir en los Estados Unidos y trabajar alla, tierra donde en mitad de un festejo cualquiera puede ser abatido a balazos?.

Desde aca desde estas tierras, se antoja inexplicable.

You may also like
ATENTADO CONTRA CANDIDATA DE EL CARMEN
BALACERA EN POSADA, 12 MUERTOS
DETIENEN A DOS TRAS BALACERA EN GUADALUPE
BALACERA EN UNIVERSIDAD DEJA OCHO MUERTOS